Novedades en la Declaración de la renta 2020

por haber estado en ERTE

 

declaración de la renta 2020

En la Declaración de la renta 2020 se prevé un incremento notable en el número de declaraciones que habrá que presentar con relación a ejercicios anteriores derivados de la pandemia del Covid-19. El motivo no es otro que el año pasado, más de 3,5 millones de personas, estuvieron afectadas por ERTEs, cobrando durante ese periodo cantidades del SEPE.

Intentaré en este artículo comentar la novedad que supondrá para muchas personas. Personas, que hasta la fecha, no han tenido nunca que presentar su declaración de la renta y que este año sí tendrán obligación de hacerlo por el simple hecho de haber estado en ERTE. A continuación, expondré los importes que os puedan ayudar de referencia.

Importes de referencia en la declaración de la renta 2020

Si consideras que durante el año 2020 entre las cantidades percibidas por parte de tu empresa y el desempleo por el ERTE has superado los 1.500 € de cada uno de ellos, entrará en vigor el límite de 14.000 € conjuntos (por ejemplo, 10.000 € de nómina y 5.000 € del paro).

Es probable que el resultado acabe suponiendo un pago a realizar ya que en muchos casos el cobro recibido del SEPE no ha tenido retención. Aún así, si te encuentras en esta situación, es importante que presentes tu declaración de la renta 2020. En caso contrario Hacienda podría sancionarte, además de tener que pagar las cantidades que te correspondían en el periodo voluntario. Son datos muy fácilmente contrastables por parte de la Administración. Mi consejo sería realizar el pago con el fraccionamiento que nos permite la Ley: (60% el 30 de junio y 40% en noviembre).

Cobros indebidos en la Declaración de la Renta 2020

Adicionalmente, existe una polémica aún no resuelta en relación con los cobros indebidos que ha realizado el SEPE durante 2020 y que no fueron regularizados ese mismo año. Puede que estés entre las personas que cobraron un importe superior al que les correspondía. Y es que el SEPE ha estado completamente superado en la gestión de las prestaciones de los ERTEs y que meses después te estén reclamando la devolución de los ingresos indebidos.

Tras tu primer contratiempo con la Administración al reclamarte la devolución de estas cantidades se puede añadir un elemento adicional de discusión, esta vez con Hacienda, que considerará esas cantidades como importes a incluir en la declaración de la renta 2020.

Nuestro consejo es que no se confirmen los borradores de forma automática. Recomendamos que se revisen detenidamente los datos, por si hubiera algún error que os pudiera perjudicar. Cuando hayas revisado tu renta y consideres que has incluido todas las posibles deducciones que te puedan corresponder, presenta tu declaración de la renta 2020. El plazo de presentación es suficientemente largo como para destinarle unos minutos que pueden ahorrarte dinero.

Los límites que fija Hacienda para la declaración de la renta 2020

Para que podáis contrastar la información, os indico a continuación un breve resumen de los límites que fija la Agencia Tributaria para el ejercicio 2020. Estos límites eximen de la obligación de presentar la declaración de la renta 2020:

1. Rendimientos del trabajo.

Nos encontramos con dos límites distintos:

  1. 22.000 € brutos anuales si proceden
  1. Un único pagador
  2. Varios pagadores, siempre y cuando la suma de las cantidades del segundo y restantes pagadores (por orden de cuantía), no supere en conjunto 1.500 € anuales
    1. 14.000 € brutos anuales si:
    2. Proceden de más de un pagador siempre y cuando la suma de las cantidades del segundo y restantes pagadores (por orden de cuantía), superan en conjunto 1.500 € anuales
    3. Se perciban prestaciones compensatorias del cónyuge o anualidades de alimentos (con excepción de las procedentes de los padres por decisión judicial)
    4. El pagador no esté obligado a retener. (ejemplo => régimen de empleados de hogar)
    5. Se perciben rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.
    6. 2. Rendimientos de capital mobiliario

 (intereses y dividendos principalmente) o ganancias patrimoniales derivadas de reembolsos de participaciones en fondos de inversión sometidos a retención o ingreso a cuenta => límite conjunto de 1.600 € anuales.

3. Rentas inmobiliarias imputadas

 (inmuebles patrimonio del declarante exceptuando la vivienda habitual sobre los que no se obtienen otro tipo de ingresos), rendimientos del capital mobiliario no sujeto a retención (Letras del Tesoro) o ganancias patrimoniales no sometidas a retención o ingreso a cuenta => límite conjunto de 1.000 € anuales.

Estos límites los podéis encontrar en el articulo 96 de la Ley del IRPF. También en el artículo 61 del Reglamento del IRPF, en el que se encuentra más detallado otras limitaciones menos habituales.